El Espartal, un convenio sobre la duna

bonito titular tiene la noticia, publicada hoy en el diario La Nueva España, en relación con El Espartal de la que resaltamos:

El Espartal, según estudios recientes realizados en el área, cuenta con hábitats de interés comunitario. Y eso incluso en espacios altamente degradados, como las balsas de Azsa. De hecho, aseguran los expertos consultados, de los 33 sistemas dunares que había en Asturias, el del Espartal es una joya por el número de hábitats de interés comunitario que encierra, nada menos que siete. El sistema dunar se extiende hasta el colegio de Raíces y los chalés de Cristalería. A pesar de todos los procesos de degradación que sufrió este espacio costero, hay singularidades que lo convierten una joya en la costa asturiana. Y la nueva finca elegida para la construcción es tan valiosa, al menos, como la que está más próxima al mar, según fuentes conservacionistas.

espartal

La Alcaldesa y la verdad sobre El Espartal

La Nueva España ha publicado (16-06-2013) nuestras puntualizaciones sobre la permuta de fincas con usos urbanísticos en Salinas.

reunionIUecologistas

Ante las recientes declaraciones de la Alcaldesa de Castrillón manifestando no haber recibido apoyo de los grupos ecologistas para preservar la famosa parcela SA-UA5, en las dunas de L’Espartal, reprochándoles de paso que se opongan a «garantizar su protección» mediante una permuta por otra finca justo enfrente, al sur de la carretera, debemos realizar algunas precisiones.

1) Lo primero, que en junio de 2010, todo el movimiento ecologista decidió celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente con un recorrido guiado para dar a conocer el valor ambiental de L’Espartal y su unidad paisajística, los últimos restos de un gran estuario y el mejor campo dunar de Asturies.

2) En segundo lugar, cuando los grupos conservacionistas y ecologistas asturianos fueron citados a una reunión celebrada en el local de IU de Castrillón, en enero de 2011, en la cual el entonces responsable local de esa organización (hoy coordinador general de la misma), Manuel González Orviz, y la (entonces y ahora) alcaldesa, Ángela Vallina, recabaron el apoyo a la pretensión de incluir todo el ámbito de L’Espartal como espacio protegido dentro del Catálogo Urbanístico, los grupos apoyaron esa posición con un comunicado suscrito el 28 de enero. Como durante los dos años siguientes no hubo ninguna explicación de cambio de postura al respecto, al tener noticias por la prensa del intento de permuta, los grupos mostraron su rechazo en febrero de 2013.

3) Pero además, ANA se personó judicialmente en el Procedimiento 182/2011, como no puede desconocer la señora alcaldesa, en defensa del Ayuntamiento y contra el Gobierno del Principado de Asturies, cuando éste cuestionó los acuerdos municipales por los cuales se denegó al promotor la aprobación inicial el Estudio de Detalle sobre la parcela. Acuerdos, por cierto, aún válidos plenamente.

4) La idea de garantizar su protección mediante el convenio aprobado resulta cuestionable. En estos momentos, no se puede edificar en el SA-UA5 a pesar de las amenazas y chantajes orquestados por ciertos políticos. Por ello no precisa más protección que tener el coraje de defender las posiciones que apoyábamos y suponíamos comunes, donde y ante quien corresponda. En realidad, se pretenden cambiar 29.762 m2 (al norte de la carretera de L’Espartal) por 46.500 m2 (al sur), de un suelo singular y muy valioso, del mismo sistema dunar y hábitat sin igual en Asturias que nuestros interlocutores defendían justamente hace dos años. Se pretende intercambiar un terreno hipotecado, donde no se puede levantar hoy ni un piso (¿cuánto vale, entonces?), dando el visto bueno y el respaldo, en el auténtico corazón de L’Espartal, a más de 200 viviendas, un hotel (nunca antes planteado), y con duplicación de las alturas contempladas.

5) Si se pretende conseguir para el patrimonio municipal la finca que era propiedad de Aldergarten SL mediante una permuta, que se haga por otra que no esté en el mismo ámbito dunar, porque es un territorio de las mismas características al norte y al sur de la carretera, con hábitats de interés comunitario (protegidos por ley) y que las administraciones están obligadas a preservar. La actual diferencia entre las zonas es sólo del grado de deterioro ambiental al que se llegó, y que debiera evitarse y/o repararse, pero que no se soluciona segregando trozos para cederlos a los clásicos intereses urbanísticos que nos llevaron a la dramática y conocida situación a la que se llegó en estos infaustos años. ¿Seguiremos manteniendo la misma política -incluso en Izquierda Unida- o escarmentamos con la crisis?