Fenando Molina, in memoriam

un hombre, un árbol

El 1 de julio de 2020 moría, con 102 años, don Fernando Molina Rodríguez, el más sobresaliente Ingeniero Superior de Montes nacido en Asturias (en Pravia) y de los más importantes, de entre los españoles. Hermano del también provecto ingeniero, don Juan Jesús Molina Rodríguez (el periódico La Nueva España me permitió dedicarle unas letras al año de su fallecimiento, el día 16 de enero de 2018 (El hombre que compró Muniellos)).
A don Fernando quise hacerle un breve panegírico en vida, pero diversas circunstancias me impidieron acabar con una recopilación de datos para un pequeño currículum. Me equivoqué, pues si bien es cierto que en Asturias es una figura muy desconocida, no lo es en Galicia, donde desarrolló la mayor parte de su labor profesional, ni en otras regiones y otros países.
La televisión pública gallega le dedicó un bonito homenaje en el que se repasa esta trayectoria, además de haber disfrutado de homenajes varios realizados por distintas asociaciones del ámbito forestal.
Quien escribe, mantuvo una relación profesional con don Fernando durante casi veinte años, a través de la cual nos granjeamos cierto afecto, confianza y simpatía, o eso creo.
A Molina lo conocí cuando él ya había cumplido los 80. Ya de aquella, la gente le preguntaba qué había que hacer para conservarse tan bien, y, él, pensaba unos segundos y respondía: “Pues, mire, creo que comer poco”. Con 100 años se lo seguían preguntando y él acogía la pregunta como si fuera la primera vez que la oía.
Era un asceta, realmente. Cuando le acompañaba por el monte, de lo que menos se acordaba era de comer. Solía tener en el coche unos frutos secos y unas latas, no necesitaba más.
Y un estoico. Cuando ya era muy mayor y venía poco a Asturias, a veces le llamaba con alguna disculpa, o sin ella, y él, alguna vez contestaba: “Hombre, César, ¿llama usted para ver si aún estoy vivo?” Las últimas veces añadió: “Pues estoy a ver si aguanto y alcanzo a mi hermano Juan Jesús, que ya sabe usted que vivió 101 años”.
Indudablemente, aprendí con él muchísimo sobre gestión forestal: fui su alumno durante veinte años, pero, a medida que estos corrían, lo que aprendí, aún más importante, fue cómo se puede enfrentar la decrepitud, la muerte… y la vida.
Los propietarios forestales asturianos (y otros), que son herederos de una tradición agrícola y ganadera, trasladan a la arboricultura los ciclos de estas otras actividades, por lo que quieren, a toda costa, plantar y cortar, algo que, en muchas ocasiones, no puede ser. “Quen pranta un souto, pranta pra outro”, dicen en algunos lugares del Occidente de Asturias. La vida de un árbol, salvo la de unas pocas especies, no se ajusta a la del hombre. No es este, como decía Protágoras, “la medida de todas las cosas”.
Don Fernando plantó millones de árboles que no iba a cortar. Muchos de estos, no los cortarán ni sus hijos, y puede que ni sus nietos. De hecho, cuando hablaba de algunas plantaciones, añadía que eran para “los que vengan detrás”.
Cumplido el siglo de vida, quiso visitar algunos rodales por última vez. Los había plantado él, participando, incluso, materialmente, pero a sabiendas de que no los cortaría.
Sentía una pasión por los árboles contagiosa y, con toda naturalidad, a veces decía: “César, yo ya no lo voy a ver, pero acuérdese usted de mirar cómo van estos pinos aquí”, por ejemplo.
Se cuentan de él mil anécdotas, tanto de la prolongada época en la que dirigió la Escuela y Centro de Investigaciones de Lourizán como de su trato con los vecinos de los pueblos cercanos a donde él y su familia tenían propiedades. Yo mismo viví con él situaciones admirables, pero prefiero rescatar unas frases que repetía en su etapa de docente y que me contó un alumno.
A veces, divagando sobre la materia que estaba impartiendo, les decía a los alumnos algo así:
“Estudiar cuesta mucho. Mucho. A mí siempre me costó mucho. A otros no les costaba nada”. Y después de una larga pausa, tanto que parecía haber zanjado la exposición, añadía: “Pero todos aquellos a los que no les costaba nada, a nada llegaron”.
Fue un hombre que se adaptó perfectamente a todos los tiempos y a todas las normativas medioambientales, pese a que, a veces, como propietario, le limitaban la actividad.
En una ocasión, con motivo de una obra forestal que estaba realizando, me dijo: “Mire, César, a usted, que es algo ecologista [yo nunca le había dicho al respecto], le va a gustar esto que estoy haciendo: en algunos sitios donde no va a ir bien la planta, estoy dejando pequeños claros para favorecer al corzo. Ahora ya no existen los cotos privados, pero quién sabe si en un futuro sí y los que vengan detrás pueden vender unas cacerías y sacar otro provecho del monte”.
Ya ven que no pensaba en la inmediatez de lo que hacía, sino siempre a largo plazo, aunque fuera un plazo que lo excluía a él mismo.
Hasta que fue imposible hablar con él debido a su sordera, como les decía, le llamaba de vez en cuando. En los últimos años solo alcanzaba a cambiar, con dificultad, unos saludos, pero luego se lanzaba a contarme los proyectos que tenía, el precio internacional de la madera, lo que había observado en sus plantaciones más antiguas como inconveniente o conveniente. Hablaba él solo, como impartiendo una conferencia y, de vez en cuando, por si se había cortado la línea, hacía una pausa: “César, ¿me escucha todavía?”
El mundo forestal actual no está hecho para la concepción que tenía Fernando Molina pero, poco importa, porque él pensaba en un modelo forestal y ambiental futuro.
He de reconocer que, cuando lo conocí, no compartía su manera de trabajar. Acostumbrado al derroche de obras forestales fastuosas, no comprendía que él, un propietario forestal y una personalidad importante del sector, hiciera pistas estrechas, por ejemplo, o que en vez de hacer algo definitivo, como un badén, tuviera a una persona todos los años rehaciendo sangraderas. Pero, sin ser él un declarado ecologista y yo sí teniéndome por tal, me dio una explicación definitiva: “Mire, en el monte tiene que estar solo la gente imprescindible. Si se hace una pista ancha con entrada y salida, van a circular coches. Van a estar los cazadores medio año y va a pasar gente por atajar. Las pistas tienen que ser justas para que pase una autobomba, por si hay fuego, con apartaderos cada cierta distancia y, al final, un “volteadero “. De otra manera se facilita que esté gente que no tiene que estar y, además, se pierde superficie forestal”.
A veces, muchas, nos equivocamos. Yo lo hice al no haber escrito esto a tiempo, esperando recopilar unos méritos que ya tienen otros recopilados.
También se han equivocado, mucho más que yo, todos aquellos que, sabiendo de él, nunca han pedido su asesoramiento ni su opinión para planificar la gestión forestal asturiana.
En el reportaje que le dedicó la televisión galega, en una grabación doméstica dice, explicando ciertas cosas a otras personas, “En Asturias, mi tierra…”
A modo de despedida en ese homenaje, y que vale también para este laudatorio, le piden unas palabras y, lejos de decir algo relacionado con montes y plantaciones, viene a decir, simplemente, que “dedíquense a algo que les guste y sean felices con ello”.
Un hombre pequeño, enjuto, austero, pero enorme, don Fernando Molina.

César ALONSO GUZMÁN

Hay una reseña curricular de Don Fernando en Campo Galego, xornal dixital agrario.

Dejamos unas fotos que nos ha enviado César de Don Fernando Molina.

Planta Asfáltica y otra de Hormigón en El Valle de Les Caldes

El día 29 de marzo presentamos un escrito en el Ayuntamiento de Oviedo dirigido a la Concejalía de Urbanismo, cuyo texto es el siguiente:

Solicitamos un nueva vía verde entre Trubia y Baíña

A finales del 2020 solicitamos al Señor Presidente del Principado de Asturias, don Adrián Barbón, la apertura de una nueva vía verde entre las localidades de Trubia y Baíña.

Dejamos el escrito presentado, a la espera de que se lleve a cabo y unas fotos del recorrido,

denuncia vertidos zona oriental

En el mes de septiembre nos han informado de unos vertidos en la zona de El Mazucu (Llanes). Vertidos que provocan olores pestilentes en dos riegas que desembocan en el Río Chicu, un lugar entre el alto de La Tornería y El Mazucu.

Parece que la causa de los olores son bolsas de plástico(rotas) conteniendo cantidad de carne de sobras y desechos acaso de alguna instalación hostelera y que, además de las molestias, representan una evidente contaminación de las aguas superficiales y los acuíferos de la zona, lo que puede constituir un delito flagrante contra el medio ambiente y un peligro para la salud pública.

Hemos presentado la correspondiente denuncia en el SEPRONA esperando que se resuelva pronto el problema.

Dejamos algunas fotos, no muy buenas, de la ubicación , así como una de google maps para que se vea la zona aproximada de los vertidos.

La Directiva Marco del Agua no se modifica

Esta semana la Comisión Europea ha dado la razón a la sociedad civil y ha comunicado oficialmente su decisión de no modificar la Directiva Marco del Agua y de dedicar sus esfuerzos a que los Estados pongan en marcha las medidas necesarias para proteger y mejorar la salud de los ríos, humedales y acuíferos.

Así comienza el comunicado de las 138 organizaciones, entre los que estamos nosotros, y por ello solicitan al Ministerio para la Transición ecológica y el Reto Demográfico que este potente mensaje de la Comisión Europea debe reflejarse reorientando la revisión del tercer ciclo de planificación ya iniciado.

I Premio Alfredo Noval

Se celebraron en el Jardín Botánico Atlántico de Gijón las I Jornadas de Divulgación y Defensa de la Naturaleza en Asturias; una de las actividades de las mismas ha sido la entrega del I Premio Alfredo Noval (fundador de A.N.A.) y los galardonados han sido Antonio Vázquez (fotógrafo de naturaleza), Fernando Fueyo (acuarelista de naturaleza) y A.N.A. (defensora de la naturaleza asturiana). Con las fotos tomadas por Gloria, socia de A.N.A., hemos hecho este pequeño vídeo que lleva música de David Hilowitz , y disponemos de un audio -no tiene mucha calidad porque se hizo con un móvil- que recoge las palabras que nos dedicó Tomás Díaz y el agradecimiento de nuestro presidente (gracias Mila por grabarlo).

 

Nel 1971 ñaz, col emburrión de García Dory, Alfredo Noval, Nebot, Paco Mori, etc. l’Asociación Asturiana d’Amigos de la Naturaleza, A.N.A., y en 1973 la so revista Asturnatura.

Foi de les primeres organizaciones ambientalistes y, dellos años, la única n’Asturies: Con ella entamó, por exemplu, la ornitoloxía asturiana y otres iniciatives pal estudiu y la defensa del nuestru patrimoniu natural y cultural, asina como lo que diba ser la Educación Ambiental.

Participaren en munches iniciatives y actividaes, collaborando pa torgar -por exemplu- otra papelera en Güeñu o una central nuclear n’Artéu o Ribeseya y un banzáu en Caliao, afitando tamién la proteición de los Asturcones y d’especies como l’Osu Pardu o d’espacios como Muniel.los, la ría de Villaviciosa, Somiedu o los Picos d’Europa.

Equí siguimos cásique 50 años dempués, nestos tiempos nos que la participación pública ye muncho menor o dispérsase en munchos grupos d’estremaos intereses y dimensiones.

Nestes xornaes organizaes por MAVEA y el Jardín Botánico Atlántico de Xixón, celebróse una mesa reonda’l sábadu 8 de xunu  (Día del Mediu Ambiente nel Pueblu d’Asturies, tamién en Xixón) pa falar del Movimientu ecoloxista n’Asturies. Sigue leyendo

Conclusiones de los XXVII Encuentros por la Defensa de Picos de Europa en el Centenario de su Declaración como Parque Nacional

Estas son las conclusiones de los XXVII Encuentros por la Defensa de Picos de Europa, celebrados en Avilés este fin de semana; el acto previsto en Cangas de Onís ha sido cancelado debido a las condiciones metereológicas adversas.

Este año se cumplen 100 años de la declaración del Parque Nacional (PN) de la Montaña de Covadonga hoy Parque Nacional de los Picos de Europa. Sin embargo, la deriva en la gestión del PN ensombrece la celebración del centenario del que fue primer Parque Nacional declarado en España, o sea, el primer espacio protegido en nuestro país por sus valores naturales y estado de conservación.
Este fin de semana en Avilés y Cangues d’Onís han tenido lugar los XXVII ENCUENTROS POR LA DEFENSA DE PICOS DE EUROPA, donde participamos personas pertenecientes a colectivos ecologistas de las tres comunidades implicadas en el PN, Asturias, Cantabria y Castilla y León. Queremos hacer nuestra particular conmemoración en el centenario de la creación del PN aportando nuestra crítica a la gestión que se está realizando, que creemos alejada de la conservación y de los valores ambientales y sociales que de ella se derivan. Sigue leyendo

Manifiesto relacionado con el Parque Nacional de Picos de Europa

Vista la deriva que está tomando la gestión del Parque Nacional de Picos de Europa, desde A.N.A. suscribimos el manifiesto colectivo siguiente:

 

LA AGONIA DEL PARQUE NACIONAL DE LOS PICOS DE EUROPA

 

El Parque Nacional de los Picos de Europa cumple 100 años. Este hito debería servir para que las administraciones públicas realizasen gestos encaminados a un mayor esfuerzo en su conservación. Lejos de esto, asistimos a lo que puede ser el anuncio de su agonía.

La Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa remitió hace unos días al Patronato del mismo un documento con el título “Protocolo de regulación de la población del lobo ibérico”. Este documento pretende confirmar la eliminación de lobos de un modo automático, permitiendo las batidas como procedimiento para la eliminación de ejemplares, en las que además puedan participar particulares ajenos a las labores de vigilancia y gestión del propio Parque. Estamos ante un ‘protocolo’ que en realidad tiene la organización de un ‘plan de caza’, un plan cinegético, basado en el establecimiento de porcentajes de animales a matar independientemente de que se produzcan daños o no. A ello se suma el hecho de que, al hablar de “controles excepcionales” (añadidos a los cupos fijados), queda a criterio de la Dirección del Parque la interpretación de lo que son ataques “intensivos y reiterados”.

La caza es una actividad, como tal, prohibida en los Parques Nacionales y, el de Picos de Europa ha sido, hasta fechas recientes, el único Parque Nacional con lobos. Esta importante singularidad parece irrelevante para quienes impulsan estas (des)medidas y que, sin embargo, estarían obligados a velar especialmente por la conservación en un espacio que supuestamente estaría dotado de eficaces medidas de protección ambiental.

Lo que por otro lado resulta chocante del documento/protocolo que se presenta es su propuesta unánime por parte de las tres Administraciones implicadas en el Parque Nacional (Asturias, Cantabria y Castilla y León). Unanimidad sorprendente porque el pasado diciembre las tres Comunidades dispusieron a información pública de manera simultánea su propuesta de modificación del actual régimen de gestión del Parque Nacional, fracturando la escasa coordinación y proponiendo la creación de hecho de tres Parques Nacionales, cada uno con su propio director, con su propio personal y sus propios objetivos de gestión. La idea que transmiten es la de ‘queremos separarnos pero para matar lobos nos ponemos de acuerdo’.

Las organizaciones abajo firmantes queremos manifestar nuestro rechazo al protocolo presentado y pedimos a la Dirección del Parque que se elabore un nuevo documento centrado en la protección de la especie dentro del Parque Nacional y que contemple medidas de mejora del sistema de pago de los daños y de prevención y gestión ganadera, así como de seguimiento e investigación sobre la especie.

Igualmente, si la encomienda general de conservación del patrimonio natural del Parque Nacional, y en particular la gestión de los lobos, continuaran la deriva actual, manifestamos nuestra firme disposición a dar traslado a las instancias nacionales e internacionales que consideremos oportunas, de la denuncia de lo que consideramos claramente una vulneración de los principios de conservación de un espacio natural excepcional, integrado en la Red Natura 2000 y declarado ZEC, ZEPA y Reserva de la Biosfera.

La evaluación de la trayectoria de gestión seguida en el Parque Nacional de los Picos de Europa supone la más triste celebración del centenario del que fue el primer Parque Nacional declarado en España. Y no estamos en disposición de permitirlo.

 

 

 

 

En apoyo a Xurde Gayol

Hemos presentado un escrito al Señor Consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra Valdés, en apoyo a Xurde Gayol con el siguiente texto:

Desde ANA queremos manifestarle nuestra preocupación por la apertura de un expediente sancionador al guarda del Medio Natural D. Xurde Gayol, según parece por haber hecho unas declaraciones a título personal y fuera de su horario laboral, aunque aún llevaba puesto su uniforme de trabajo.

Entendemos que sus declaraciones, hechas a título personal, están amparadas por el derecho a la libertad de expresión, además de parecernos objetivas dado su conocimiento del tema tratado, más bien que considerarlas parciales, y son –por otra parte- compartidas por muchas de las personas de las organizaciones ecologistas o ambientalistas.

Asimismo, nos preocupa mucho que la sanción tenga que ver con la presión ejercida por las asociaciones agroganaderas y de cazadores, debido a su manifiesta animadversión hacia cualquier posicionamiento diferente al suyo respecto a la gestión del lobo en particular y de la flora y fauna silvestres o del patrimonio natural en general.

Por todo ello, queremos dejar constancia de nuestro apoyo y respeto a la tarea de la Guardería del P.A. y en especial al guarda Sr. Gayol, y pedimos –en consecuencia- se cierre o sea sobreseído el expediente incoado por ausencia de razones para una sanción, ya que su profesión no anula ni puede cuestionar sus derechos constitucionales y ciudadanos. Antes al contrario, sus declaraciones proporcionan una información autorizada y fundamentada, de interés para la propia Administración y la ciudadanía en general.

Lo que hago constar por acuerdo de A.N.A. del pasado 21 de marzo.

 

En Uviéu/Oviedo, a 24 de marzo de 2018.

Proyecto Libera, naturaleza sin basura

El sábado 16 de diciembre participamos en el Proyecto Libera, cuyo objetivo es tener una naturaleza sin basura.

A los miembros de nuestra asociación acompañaron Andrés, Carlos y Javier. El tiempo colaboró pues llovió poco y la temperatura era agradable, teniendo en cuenta que estamos en diciembre y en Asturias. Disfrutamos de sol y lluvia, aunque mas de lo primero. Partimos del aparcamiento de los Monumentos del Naranco y la tarea la realizamos en una zona de campo cercana a zonas de uso ganadero, próximas a Ules, Loriana y San Lázaro de Paniceres; parte del trayecto se hizo por el camino Primitivo.

Además de recoger residuos que se establecen en el proyecto tomamos nota de otros que encontramos y que no recogimos por su tamaño; daremos parte para que los pasen a recoger ya que se trataba de lonas, plásticos con hierros, sillones y un wáter. En la foto vemos a Mila al lado de un sillón.

En resumen, en los tres transectos que se hicieron se recogieron 21,8 kilos de los que 11,3 eran envases y el resto al contenedor negro. Se puede ver el detalle en el documento 1, documento 2 y documento 3.