SOBRE LA MUERTE DEL OSO CACHOU

SOBRE LA MUERTE DEL OSO CACHOU Y LA PROPUESTA DE TRASLADO DE OSOS CANTÁBRICOS A PIRINEOS

imagen sacada de Público

La mueca sardónica del cadáver de Cachou abona la hipótesis de que pudiera haber muerto envenenado.. AGENTS RURALS. Zaragoza, 27 abril, 2020. Público.

La muerte en los Pirineos del oso Cachou ha desencadenado toda una serie de manifestaciones por parte de algunos responsables políticos y colectivos sobre las cuales las asociaciones de conservación de la naturaleza del ámbito cantábrico abajo firmantes queremos ofrecer nuestra opinión.
Primeramente mostrar nuestro pesar por la muerte del oso Cachou en circunstancias aún no aclaradas. Rechazamos el intento por parte del Consell Generau d’Aran de adelantarse a los resultados de la necropsia achacando la muerte del oso a la “pelea con otro oso”. Solicitamos que la necropsia se realice con todas las garantías ya que solo así ofrecerá información veraz sobre las causas de la muerte del animal.
El oso Cachou formaba parte del proyecto de reintroducción de osos en Pirineos iniciado en 1996. Se trata de un proyecto pionero en el ámbito europeo de reintroducción de un gran carnívoro. Tal reintroducción debería formar parte del objetivo de conservación y reconstrucción de la funcionalidad de ecosistemas naturales en Pirineos, y servir de ejemplo para otros lugares de los que han desaparecido otros grandes depredadores (lobos, linces,…).
El oso Cachou era un macho de 6 años y estaba considerado como un animal importante sobre él que reposaban expectativas de mejora de las condiciones genéticas y demográficas de la población pirenaica de osos. La sustitución de ese oso debería ser, por tanto, una labor a considerar.
Sin embargo, algunos colectivos del ámbito pirenaico español y francés solicitaron recientemente que se “utilice la oportunidad, si se presentara, de la recuperación de un joven oso cantábrico en dificultad, para translocarlo, una vez restablecido, desde la Cordillera cantábrica a los Pirineos, para compensar la muerte del oso Cachou y fortalecer la variabilidad genética de la población de osos en el Pirineo”. Desconocemos que esta opción haya sido valorada de manera argumentada y formal por alguna entidad, particular o administrativa, o por los grupos de trabajo existentes.
Las entidades abajo firmantes opinamos que dicha solicitud ha sido poco meditada, por las siguientes razones:

    • En primer lugar, el oso pardo está considerado en “peligro de extinción” en la Cordillera Cantábrica. De hecho, la situación demográfica de la subpoblación oriental cantábrica es crítica y parece contar con menos efectivos que toda la población pirenaica de osos.
    • En segundo lugar, la sustitución de ese oso debería ser una labor a considerar más allá de que pueda darse la “oportunidad” de que aparezca un “oso cantábrico en dificultades”. La sustitución no puede depender de acontecimientos azarosos y debería realizarse con animales en buen estado físico y comportamental. Por otro lado, una estrategia de reforzamiento a medio y largo plazo no puede depender de ejemplares procedentes de poblaciones en peligro de extinción.
    • En tercer lugar, la propuesta de introducción de ejemplares cantábricos parece aceptar de forma implícita el discurso promovido desde algunos sectores ganaderos y políticos que han criticado el proyecto de reintroducción fundamentándose en una supuesta “ferocidad” de los animales traslocados desde Eslovenia. Esto nos parece grave, ya que este discurso está muy lejos de la realidad, como así lo demuestran los trabajos científicos. Los osos en Eslovenia son de los osos que menos daños ocasionan en Europa. Si bien es cierto que la tasa de daños en la vertiente francesa de Pirineos es de las más altas de Europa, en la vertiente española sucede al contrario. Las tasas de daños sobre el ganado no dependen de la procedencia de los osos y sí del manejo del ganado y la adopción de medidas preventivas.

Creemos por tanto que la propuesta realizada de trasladar osos cantábricos para refuerzo de las poblaciones pirenaicas merece una discusión más serena y argumentada. Consideramos que una mesa de debate y reflexión de colectivos de conservación de la naturaleza del ámbito cantábrico y pirenaico puede ser el marco adecuado para tratar este tema.

Las entidades que se adhieren a este documento el día cuatro de mayo de 2020 son:

  • Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC)
  • Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
  • Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (ADEGA)
  • Asociación para el Estudio y la Protección de la Naturaleza (URZ)
  • Coordinadora Ornitolóxica d’Asturies (COA)
  • Ecologistas en Acción de Castilla y León
  • Ecoloxistes n’Aición d’Asturies
  • Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN)
  • Grupu d’Ornitoloxía Mavea
  • Asociación Asturiana d’Amigos de la Naturaleza (ANA)
  • Asociación para el Estudio de la Montaña CRYOSANABRIA
  • Biodevas Asociación Medioambiental
  • Colectivo Ecologista de Avilés
  • Filón Verde
  • Instituto para la Calidad y la Educación Ambiental (INSCEAM )
  • Geotrupes

 

 

Acción Global por el Clima manifiesto asturiano

 

Para Asturies, como no podía ser de otra manera y al igual que al conjunto del mundo conocido, la crisis del COVID19 implica un escenario nuevo y tremendamente traumático para el conjunto de las personas quela habitamos. Esta pandemia nos trae sufrimiento y muertes, representado un reto enorme para nuestro sistema sanitario y social, provocando una gigantesca devastación de la economía y la vida de las personas; poniendo en evidencia las principales miserias del capitalismo y globalización neoliberal, política y culturalmente hegemónicos desde hace décadas, de una forma que ninguna crisis conocida por las actuales generaciones lo ha hecho. Políticas que han tenido especiales impactos en nuestra Comunidad prácticamente en todos los ámbitos imaginables, desde el empleo digno, los desequilibrios sociales y territoriales, los de género o envejecimiento a los importantes deterioros ambientales y contaminación; no somos ni un paraíso natural ni social.

Así, desde hace décadas muchas organizaciones y personas hemos participado en las muy diferentes y necesarias resistencias contra el progresivos deterioro de los derechos básicos como el empleo y la inclusión social, la educación o, ahora cruelmente puesto de manifiesto, en la indispensable defensa de la salud y sanidad pública asturiana. Pero no sólo, hemos comprendido progresivamente, al calor de diferentes convocatorias internacionales de movilización, la amenaza más global y definitiva que representa la situación ya real de emergencia climática, y a compartir la necesidad de una transición ecológica y social justa. Intuyendo que de alguna forma todas las crisis son expresión de un modelo, consagrado incluso constitucionalmente, un capitalismo inevitablemente austericida, patriarcal y depredador ambiental y socialmente; y que necesita paralelamente un desmantelamiento cultural y democrático. Que también la actual, ahora en algo tan básico como la vida y salud y de forma inmediata en sus posibles impactos sociales, es una manifestación de ese modelo global y también asturiano, que muestra su terrible fracaso en las muy frágiles carnes de nuestra gente y sociedad, un sistema aparentemente indestructible que se desvanece.

La salud requiere más que aplausos recursos; más recursos para investigación, prevención y atención primaria o especializada de calidad, pero también reclama otros valores, superadores de la lógica mercantilista y del negocio privado, e igualmente de otros modelos de gestión que impliquen realmente al conjunto de la sociedad y entiendan la salud como un derecho y bien común, y por cierto estrecha e inevitablemente relacionada con el equilibrio social y ambiental. Homenaje desde luego muy merecido, y del que participamos, para las muchas personas profesionales o voluntarias, fundamentalmente sanitarios pero no solo, pues están en lo más duro de esta crisis: la vida o la muerte, y que de muy diferentes formas nos cuidan. Pero digámoslo claramente, asumiendo riesgos y problemas muchos de los cuales no existirían de no ser por todos los años de recortes que volvemos a denunciar; sin duda ahora las víctimas las ponemos tod@s pero especialmente l@s más pobres de un Norte y Sur globalizado y cruelmente desiguales. En ese sentido no podemos dejar de señalar lo obsceno que resultan en estos momentos algunas posturas políticas o empresariales, las polémicas de “navaja”, por parte de quienes recortaron gasto público o votaron políticas de austeridad, de quienes defendieron y siguen defendiendo hipócritamente que su lógica y lucros particulares o corporativos nos benefician a las personas y a un planeta, paradójicamente cada vez más pequeño como se refleja en la rápida expansión de una infección vírica que nos confina masivamente en casa, si la tenemos.

Constatamos que una esperable y positiva solidaridad, creciente en nuestra sociedad ante los sufrimientos e impactos que genera esta grave crisis, no alcanza al conjunto de los mismos y sus víctimas e ignora de forma masiva en medios de comunicación e imaginario social que, como no puede ser de otra manera, estos no son ni serán nunca iguales en función de todo tipo de desigualdades entre países N-S, clases sociales y género. Así, volvemos a olvida forma casi generalizada a una buena parte de la humanidad, extrañamente en un mundo cada vez es más intercomunicado; no podemos ser ajenos a los relatos del desplazamiento forzoso de decenas de miles de migrantes guatemaltecos, hondureños o de otros países expulsados desde EEUU, retornando en condiciones insalubres y empobrecidos a sus comunidades de origen; la infame situación de poblaciones enteras en los territorios palestinos o campos de refugiad@s repartidos por todas las geografías imaginables, las favelas o poblaciones indígenas de todo el mundo.

Sigue leyendo

LOS MONTES, LOS INCENDIOS, LOS PAISANOS Y TODO LO DEMÁS

Este es el título que lleva una carta publicada el 24 de diciembre en el diario La Nueva España, cuyo autor es Joaquín Arce Fernández, y que queremos compartir. Hoy aparece la contestación del señor Rodríguez Vigil en el citado diario, pero está en formato para suscriptores y no podemos poner el enlace.

De ella resaltamos

¿Privatizar los montes es adecuado y evita los incendios? Desde luego que no. Los montes, al igual que el mar, la atmósfera o los ríos, producen muchos más bienes públicos (aire limpio, agua potable, clima, biodiversidad, paisaje, etc) y más valiosos, que bienes privados para el mercado (madera o pastos). Por tanto no hay demasiados montes públicos, sino lo contrario. Si son bienes públicos deben ser gestionados por los poderes públicos. Y si se pudiera, habría que comprar más (acuérdense, por ejemplo, del Naranco). La propiedad privada no evita los incendios (se invierte menos en prevención), compromete la libre circulación por los montes y el mantenimiento de la biodiversidad, la riqueza ambiental, y la salud y perjudica a la equidad y la cohesión social. Los montes que se han quemado estos días en el valle del Navia y en otros sitios seguramente son privados en su mayor parte, no públicos.

incendio

escombro

El vienres pasado (19/06/15) acudimos a la presentación del documental que ANA había confinanciado (45 €, s.e.u.o.), en la Biblioteca pública de El Fontán, sobre la minería a cielo abierto en Ibias.
Como financiadores del documental de Jaime Santos nos han regalado una lámina que queremos compartir.

Dibujo

Salave, siguen los movimientos de piezas

El 31 de octubre el grupo de upyd del parlamento asturiano, junto con el de iu, contrario a la mina de Salave realizó una interpelación en el parlamento regional a la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández González. Su representante, Ignacio Prendes preguntó a la consejera por el estado de la tramitación del proyecto minero de Salave.

notaprensa41114Nosotros hemos enviado una nota de prensa ante las respuestas que la señora consejera dió al diputado Ignacio Prendes, que hoy se recoge en la prensa local: El Comercio y La Nueva España. Desde aquí agradecer a los medios la cobertura realizada.

Pero lo que resulta interesante es la noticia del recorte de  plantilla por parte de la promotora Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) que hoy se publica, de la que destacamos:

Entre los afectados se encuentran distintos profesionales, «desde técnicos y administrativos a auxiliares», y la medida «tendría su efecto limitado en el tiempo si, como se espera, la compañía obtiene las oportunas autorizaciones para el desarrollo minero previsto», expuso ayer la compañía en un comunicado, en el que también señaló que la medida tiende a «asegurar tanto los derechos de los empleados como el interés de la empresa, que hace frente todos los meses a un gasto en torno a los 200.000 euros»

Da la sensación de que la empresa pretende hacer un chantaje con los puestos de trabajo hasta que se obtenga la concesión, como dice el señor Jesús Iglesias.

SALAVE