SOBRE LA MUERTE DEL OSO CACHOU

SOBRE LA MUERTE DEL OSO CACHOU Y LA PROPUESTA DE TRASLADO DE OSOS CANTÁBRICOS A PIRINEOS

imagen sacada de Público

La mueca sardónica del cadáver de Cachou abona la hipótesis de que pudiera haber muerto envenenado.. AGENTS RURALS. Zaragoza, 27 abril, 2020. Público.

La muerte en los Pirineos del oso Cachou ha desencadenado toda una serie de manifestaciones por parte de algunos responsables políticos y colectivos sobre las cuales las asociaciones de conservación de la naturaleza del ámbito cantábrico abajo firmantes queremos ofrecer nuestra opinión.
Primeramente mostrar nuestro pesar por la muerte del oso Cachou en circunstancias aún no aclaradas. Rechazamos el intento por parte del Consell Generau d’Aran de adelantarse a los resultados de la necropsia achacando la muerte del oso a la “pelea con otro oso”. Solicitamos que la necropsia se realice con todas las garantías ya que solo así ofrecerá información veraz sobre las causas de la muerte del animal.
El oso Cachou formaba parte del proyecto de reintroducción de osos en Pirineos iniciado en 1996. Se trata de un proyecto pionero en el ámbito europeo de reintroducción de un gran carnívoro. Tal reintroducción debería formar parte del objetivo de conservación y reconstrucción de la funcionalidad de ecosistemas naturales en Pirineos, y servir de ejemplo para otros lugares de los que han desaparecido otros grandes depredadores (lobos, linces,…).
El oso Cachou era un macho de 6 años y estaba considerado como un animal importante sobre él que reposaban expectativas de mejora de las condiciones genéticas y demográficas de la población pirenaica de osos. La sustitución de ese oso debería ser, por tanto, una labor a considerar.
Sin embargo, algunos colectivos del ámbito pirenaico español y francés solicitaron recientemente que se “utilice la oportunidad, si se presentara, de la recuperación de un joven oso cantábrico en dificultad, para translocarlo, una vez restablecido, desde la Cordillera cantábrica a los Pirineos, para compensar la muerte del oso Cachou y fortalecer la variabilidad genética de la población de osos en el Pirineo”. Desconocemos que esta opción haya sido valorada de manera argumentada y formal por alguna entidad, particular o administrativa, o por los grupos de trabajo existentes.
Las entidades abajo firmantes opinamos que dicha solicitud ha sido poco meditada, por las siguientes razones:

    • En primer lugar, el oso pardo está considerado en “peligro de extinción” en la Cordillera Cantábrica. De hecho, la situación demográfica de la subpoblación oriental cantábrica es crítica y parece contar con menos efectivos que toda la población pirenaica de osos.
    • En segundo lugar, la sustitución de ese oso debería ser una labor a considerar más allá de que pueda darse la “oportunidad” de que aparezca un “oso cantábrico en dificultades”. La sustitución no puede depender de acontecimientos azarosos y debería realizarse con animales en buen estado físico y comportamental. Por otro lado, una estrategia de reforzamiento a medio y largo plazo no puede depender de ejemplares procedentes de poblaciones en peligro de extinción.
    • En tercer lugar, la propuesta de introducción de ejemplares cantábricos parece aceptar de forma implícita el discurso promovido desde algunos sectores ganaderos y políticos que han criticado el proyecto de reintroducción fundamentándose en una supuesta “ferocidad” de los animales traslocados desde Eslovenia. Esto nos parece grave, ya que este discurso está muy lejos de la realidad, como así lo demuestran los trabajos científicos. Los osos en Eslovenia son de los osos que menos daños ocasionan en Europa. Si bien es cierto que la tasa de daños en la vertiente francesa de Pirineos es de las más altas de Europa, en la vertiente española sucede al contrario. Las tasas de daños sobre el ganado no dependen de la procedencia de los osos y sí del manejo del ganado y la adopción de medidas preventivas.

Creemos por tanto que la propuesta realizada de trasladar osos cantábricos para refuerzo de las poblaciones pirenaicas merece una discusión más serena y argumentada. Consideramos que una mesa de debate y reflexión de colectivos de conservación de la naturaleza del ámbito cantábrico y pirenaico puede ser el marco adecuado para tratar este tema.

Las entidades que se adhieren a este documento el día cuatro de mayo de 2020 son:

  • Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica (PDCC)
  • Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
  • Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (ADEGA)
  • Asociación para el Estudio y la Protección de la Naturaleza (URZ)
  • Coordinadora Ornitolóxica d’Asturies (COA)
  • Ecologistas en Acción de Castilla y León
  • Ecoloxistes n’Aición d’Asturies
  • Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN)
  • Grupu d’Ornitoloxía Mavea
  • Asociación Asturiana d’Amigos de la Naturaleza (ANA)
  • Asociación para el Estudio de la Montaña CRYOSANABRIA
  • Biodevas Asociación Medioambiental
  • Colectivo Ecologista de Avilés
  • Filón Verde
  • Instituto para la Calidad y la Educación Ambiental (INSCEAM )
  • Geotrupes