Reflexiones desde la Plataforma por la defensa de Redes

El embalse de Caliao y la participación pública en la planificación hidrológica: entre el esperpento y la farsa.

Llevamos un par de meses con titulares en los medios de comunicación haciendo referencia al proyecto de embalse en el valle del río Caliao, en el corazón del Parque Natural de Redes. Se ha vuelto a ‘poner de moda’: primero con la salida a información pública del Instrumento de Gestión Integral (IGI) para Caso y Sobrescobio y después con la salida a información pública del Esquema Provisional de Temas Importantes –EPTI-, propuesto desde la Demarcación Hidrográfica dentro del nuevo calendario para la planificación hidrológica del ciclo 2015-2021.

Ambos documentos hacen referencia al embalse. El primero, el IGI, curándose en salud, para volver a dejarle la puerta abierta con un texto arrastrado del Plan anterior, en el que “la nueva construcción de presas y embalses constituye un uso no permitido en todo el ámbito del Parque exceptuándose exclusivamente aquellos previamente recogidos en la planificación hidrológica”. Y el segundo, el EPTI, columpiándose con el embalse de Caliao como la mejor propuesta entre otras once alternativas.

Para entender el despropósito comenzamos por el marco normativo de obligado cumplimiento, la Directiva Marco del Agua –DMA-, que preside la gestión de las aguas para toda la Unión Europea desde el año 2000 y que posteriormente se ha traspuesto a la legislación española. Su objetivo es la prevención, conservación y recuperación del buen estado ecológico de las aguas, ríos, lagos y humedales, así como su uso sostenible. Pone sobre la mesa los principios de: sostenibilidad (que desarrolla a través de una gestión triple: integrada, ecosistémica y de la demanda); racionalidad económica y recuperación de costes; precaución y adaptación; no deterioro y participación activa.

La gestión participativa que sustenta la DMA significa abrir la gestión de las aguas a toda la sociedad. Pasar de una gestión en la que sólo tienen la palabra algunos de los actores tradicionales (gobiernos e instituciones responsables, hidroeléctricas y grandes empresas consumidoras o de abastecimiento) a otra en la que se toma conciencia del carácter público de la misma y de la consideración del agua como algo más que un recurso, incorporando en su planificación a consumidores, organizaciones ciudadanas de los distintos ámbitos, personas y sectores afectados,… Desde este principio se pretende gestionar el agua implicando y teniendo en cuenta a toda la sociedad y, con ello, lograr compromisos colectivos en la gestión del agua, compartir responsabilidades y mejorar la gestión, evitar conflictos o resolverlos a través del diálogo y dotar de una mayor solidez y apoyo social a la gestión del agua, mejorando su gobernabilidad. Con la DMA deberíamos pasar a un modelo de gestión basado en la participación proactiva, que ha de implementarse desde el inicio de la planificación y no reducirse al final de los procesos como se viene haciendo en los procedimientos de información pública.

La primera reunión a la que nos invitan a participar se celebra con el documento de EPTI ya redactado y bien avanzado el proceso de exposición a información pública. Se suponía un “taller” de participación. El número de participantes no superaba la treintena y eran representantes de grandes empresas consumidoras o abastecedoras y algún técnico de las ‘instituciones responsables’ (en aquel contexto mi presencia resultaba claramente ‘un error’ de convocatoria). No había nadie de los ayuntamientos, nadie de organizaciones ciudadanas, de consumidores, vecinales, ecologistas… Claro que, nos consta, a ninguna organización ecologista o vecinal llegó la invitación para participar, ni tan siquiera a quienes habían participado en el ciclo de planificación anterior. Iban a ser tres horas de trabajo pero, ‘aquello’ – que ni fue un ‘taller’ ni fue ‘participación’- había terminado en menos de una hora. ‘Aquello’ fue una farsa. Allí, CADASA pasó de recrearse con la curva de garantía a decirnos que “por fin” subían los consumos de agua después de unos años a la baja, para añadir que nuestros ríos necesitan más regulación (un eufemismo para pedir más embalses) y que habrá que ‘relajar’ los caudales ecológicos porque la demanda hay que atenderla… Corolario: Caliao es la mejor opción y la DMA en Asturias no cabe.

Después de que el embalse desapareciera de la Planificación Hidrológica estatal y no se mencionara en la Planificación de la Demarcación del ciclo anterior, vuelven a ponerlo delante sin que hayan variado un ápice las condiciones. Porque aún carecemos de un documento de diagnóstico completo y riguroso, ya que el utilizado para este EPTI es el de la planificación anterior (aprobada, con cuatro años de retraso, en el 2013) en el que se señalaba la falta de información precisa respecto a consumos y necesidades y en el documento actual se insiste en este hecho. La cuentas no salen: la población en Asturias decrece y las industrias no crecen, pero ¡el consumo de agua aumenta!…

Si el consumo de agua aumenta en Asturias, es que algo estamos haciendo muy mal y es hora de enmendarlo y no de alegrarnos. En todo el mundo se trabaja para bajar los consumos de agua (excepto en aquellos lugares donde el agua ni tan siquiera es un derecho humano) y ese descenso es un indicador de eficiencia en la gestión del agua. No estamos hablando de bajar a los 30 litros/persona/día de agua potable que la ONU reconoce como derecho humano, sino a esos 104-116 litros/persona/día de Zaragoza, Bilbao, Barcelona, Sevilla, o incluso a esos 126 de la media española (el cálculo de consumo en Asturias es entorno a 180 l/p/d). No se trata de atender demandas sino de gestionar la demanda atendiendo necesidades. Porque la demanda tiende a infinito, como las apetencias, el dato debe ponerlo la necesidad, la de las personas lo primero, después la de los ecosistemas y los usos productivos y sociales, para muchos de los cuales la calidad necesaria no tiene por qué ser la del agua de boca, lo que permite diversificar su procedencia.

Aún en el hipotético caso de una sequía muy extrema y prolongada que diera lugar a problemas de abastecimiento a la zona central de Asturias, no tiene sentido hacer un embalse que duplica la cantidad de agua ahora disponible con el sistema Tanes-Rioseco. Para estas situaciones anómalas existen otros mecanismos, como son los pozos de sequía, que permiten solucionar el problema.

El proyecto de la presa de Caliao no se sostiene: es un embalse inadmisible por ser innecesario. No necesitamos más agua porque podemos mejorar la eficiencia de su gestión, optimizando el aprovechamiento de los recursos ya existentes y bajando los consumos desmesurados con los que se calculan las demandas y también los reales. No necesitamos invertir en infraestructuras que van en contra del principio de no deterioro y del de sostenibilidad y del de racionalidad económica y recuperación de costes. La presa de Caliao no hace falta porque no hemos hecho ni los deberes obligados por la DMA ni ningún esfuerzo en los frentes adecuados: reducir consumos reales mejorando las redes y aplicando tecnologías economizadoras, invertir para hacer posible el almacenamiento y utilización de pluviales para riegos y baldeos urbanos, invertir para hacer posible la reutilización de aguas grises y depuradas en polígonos industriales y usos donde no se precise agua de boca, invertir en la diversificación y adecuado mantenimiento de los abastecimientos locales (aguas subterráneas, manantiales y captaciones…). Además, hacer depender el suministro de agua potable de la mayor parte de la población de Asturias de un solo sistema (Alto Nalón) va en contra de la más básica norma de seguridad (un problema grave, un accidente, una catástrofe,…y el 80% de la población de la región se queda sin agua).

Esperpento o farsa: entre lo grotesco o desatinado y el enredo para aparentar o engañar. En ese teatro es donde se juega su futuro el patrimonio natural asturiano y, en este caso, el valle del río Caliao: ZEC y ZEPA de la Red Natura, Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

Gloria García-Nieto. Plataforma por la defensa de Redes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s