Alegaciones variante carretera AS-262

Alegaciones al Estudio de Impacto Ambiental y al proyecto de “Variante de la carretera AS-262, Soto de Cangues-Covadonga. Tramo: Muñigu-Cuadonga”

A LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO E INFRAESTRUCTURAS. Gobierno Asturiano

Consultado el proyecto y E.I.A. de la variante de referencia, en el concejo de Cangues d’Onís, Carlos Lastra, en nombre de ANA plantea las siguientes consideraciones y alegaciones:
CONSIDERACIONES PRELIMINARES
En primer lugar, criticar el hecho de que se tramite y exponga en este preciso momento a información pública este proyecto y Estudio de Impacto Ambiental (EIA), que afecta al Parque Nacional de (la Montaña de Covadonga y) Picos de Europa, nos parece inoportuno, ya que acaban de publicarse sentencias del Tribunal Supremo que invalidan algunos aspectos de su Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) y que incluso cuestionan su entrada en vigor, así como del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de los Picos de Europa (PORNPE).
b) Es justo en este momento, podríamos decir de “indefensión formal” del propio parque (aunque no haya tal), cuando se expone al público la E.I.A. del proyecto de carretera. Sin embargo un nuevo P.R.U.G. del parque acabará por aprobarse, ya que es un precepto legal, y sus criterios orientadores tienen que seguir siendo los mismos en consecuencia y respeto con el Plan Director de la Red de Parques Nacionales.
c) No nos parece conclusión coherente del EIA que, si bien el documento reconoce un paisaje de calidad y notoriedad muy altas, y a pesar de que se relacionen las muchas especies de la flora y fauna implicadas (protegidas incluso), así como el hecho de estar en el entorno inmediato del Parque Nacional de los Picos de Europa -y en parte incluido plenamente en el mismo-, que su conclusión sea -leemos- considerar la obra “compatible” y ambientalmente “viable”. No nos parece compatible ni siquiera con las medidas correctoras.
d) En todo caso se obvian, o escamotean, los informes medioambientales desfavorables que en su momento emitió el Organismo Autónomo Parques Nacionales a propósito del proyecto de esta variante de carretera, o los que en este caso deberán emitir. Los informes elaborados por los técnicos de un equipo multidisciplinar para el mencionado Organismo Autónomo, no deberían de ser distintos en sus conclusiones a los elaborados sobre el mismo proyecto por cualesquiera otros equipos técnicos, y la actual EIA -en consecuencia- debiera ser desfavorable.
e) Tampoco se acompaña, como sería lógico en este caso, algún informe de la Comisión Mixta de Gestión o del Patronato del parque.

ALEGACIÓN PRIMERA
INCUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA DE PARQUES NACIONALES
El Plan Director de la Red de Parques Nacionales (R.D. 1.803/1999, de 26 de noviembre) establece taxativamente que no se harán nuevas carreteras en los Parques Nacionales, y la Ley de Declaración del Parque de los Picos mantiene algo parecido.
El PRUG y el PORNPE, si bien suspendidos por sentencias judiciales, establecían también limitaciones en el mismo sentido. Hay que decir al respecto que, como ocurre con el ordenamiento urbanístico cuando se tramitan nuevos planes, debería respetarse una paralización cautelar de proyectos. En todo caso PRUG y PORNPE se anularon por detalles concretos, y cualquier otro plan nuevo deberá recoger medidas o cautelas similares respecto a las infraestructuras turísticas.
No se tiene debidamente en cuenta que se trata de una actuación que afecta a un Parque Nacional, y por tanto sujeta a la normativa y restricciones propias de dicho parque, o subsidiariamente, las genéricas para toda la Red de Parques Nacionales.
En este sentido, el Plan Director de la Red de Parques Nacionales establece en su apartado 3.6:
“Se evitará la construcción de otras infraestructuras e instalaciones en el interior de los parques nacionales, salvo en casos excepcionales, debidamente justificados por razones de protección ambiental o de interés social en el área de influencia socioeconómica, y en los que no exista otra solución satisfactoria”.
Ni por razones de interés social, ni mucho menos de protección ambiental, se justifica esta infraestructura, que tiene además, múltiples alternativas y soluciones satisfactorias al margen de la construcción de una nueva carretera a Covadonga.
Tratándose el Sitio Histórico de Covadonga de un lugar “frágil y de escasa acogida”, consideramos prioritario potenciar lo peatonal y el transporte colectivo, así como instalar aparcamientos disuasorios en la periferia, sin que sea solución hacer una variante que únicamente facilita la supuesta comodidad motorizada para el visitante, y que no cumple ningún criterio de conservación del entorno sino todo lo contrario.
Por su parte, la Ley 16/1995, de 30 de mayo, de Declaración del Parque Nacional de los Picos de Europa, reza en su art. 4.2c):
“(quedan prohibidas) todas aquellas actividades e INFRAESTRUCTURAS identificadas a través del PRUG como incompatibles con la finalidad del Parque.
Y en 4.3: “Con carácter general los planes y normas urbanísticas adaptarán sus previsiones a las limitaciones derivadas de esta ley”

SEGUNDA
FALTAN JUSTIFICACIÓN Y PROSPECCIONES DE FUTURO
El apartado 3.3. del mencionado Plan Director de la Red de Parques Nacionales, que establece la Directrices en relación con el uso público y la atención al visitante, señala que
a) “Se facilitará el disfrute del visitante basado en los valores del parque, de modo compatible con su conservación. Se dará prioridad y se fomentarán las actividades de paseo y contemplación. Se ofrecerán para ello áreas donde poder apreciar la soledad y la integridad del ambiente natural. En este sentido se prestará especial atención a los valores culturales, estéticos, educativos y científicos, dándoles prioridad sobre los de carácter meramente turístico o recreativo.
c) Se adecuará la intensidad de uso del espacio a su capacidad de acogida. Cuando resulte necesario, se establecerán otros servicios complementarios fuera del parque”.
Si se pretende dar prioridad en el Sitio Histórico de Covadonga a un uso de carácter cultural y de peregrinaje religioso frente a un uso meramente turístico y recreativo, además de sustituir la cultura del coche por la del peatón, no se entiende el porqué de esta propuesta de otra nueva carretera que lleve hasta el núcleo de Covadonga a cualquier vehículo privado.
Pero, además, éste parece el primer paso de un plan más ambicioso en sus planteamientos que, según se desprende del propio documento, comenzaría con un aparcamiento subterráneo bajo la explanada de la Basílica, o quizás, como también se ha publicado en los medios de comunicación, un túnel de conexión con la carretera a Los Lagos, ascensores, funiculares u otros complementos inconfesables. Parece que definitivamente se quiere sacrificar “la gallina de los huevos de oro” que representa el turismo en la zona.
Para “adecuar la intensidad de uso del espacio a su capacidad de acogida”, partimos de que este espacio se ve desbordado casi permanentemente por la afluencia de visitantes, por lo que no hay por qué forzar esta afluencia por encima de las posibilidades físicas y reales del lugar, sino que se deben buscar soluciones fuera del Parque Nacional, inevitablemente una red de aparcamientos disuasorios y líneas de transporte público proporcionados a la demanda.
En definitiva, es cuestión de respeto, sensibilidad ambiental y sentido común. Más carreteras no son la solución a los atascos vacacionales y sólo los aparcamientos disuasorios y el transporte público -como en todos los PP.NN.- representan una solución. Covadonga también es Parque Nacional, y debe participar en la fórmula. Además es sitio de peregrinación y recogi-miento, y debe potenciarse el ACCESO PEATONAL. Un lugar de tanta gente debe preservarse más y no aceptar el principio de “cuantos más mejor”, como el viejo lema de “todos a Los Lagos”.

TERCERA
EL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL NO JUSTIFICA LA ALTERNATIVA PROPUESTA
Se presenta la opción con el trazado número 1 como la óptima en comparación con otras tres que, si bien son técnicamente viables, parecen tan incongruentes como accesorias, no constituyendo en sí alternativas sensatas al proyecto de construcción de una variante de carretera entre Sotu Cangues y Cuadonga. Variante cuya conveniencia no se justifica en el documento.
El estudio de alternativas debe centrarse en la búsqueda de soluciones diferentes a esta propuesta y que tengan por objetivo el respeto y la mejora de las condiciones ambientales, así como el adecuado disfrute de los valores que se deben preservar. Así pues, la peatonalización del sitio, la apuesta por el acceso a pie por los múltiples caminos habilitados recientemente, la potenciación del uso del transporte colectivo y la construcción de una red de aparcamientos en la zona de preparque, serían las verdaderas y auténticas alternativas a estudiar, que no se contemplan en este estudio.

CUARTA
SE CONSIDERA INJUSTIFICADAMENTE “COMPATIBLE” EL IMPACTO AMBIENTAL
El R.D. Legislativo 1302/86 entiende por evaluación de impacto ambiental el conjunto de estudios que permiten estimar los efectos de un proyecto sobre el medio ambiente. Éstos, en definitiva, se califican con cuatro categorías, a saber: compatible, moderado, severo y crítico.
En este estudio se estima el impacto ambiental de la carretera proyectada como compatible, lo que significa, según el aludido Real Decreto, el mínimo: “aquél cuya recuperación es inmediata tras el cese de la actividad, y no precisa medidas protectoras o correctoras”.
Si es compatible, ¿por qué tanto planear y describir precisamente medidas protectoras y correctoras aparentemente imposibles de cumplir? Y una vez acabada la actividad constructora, ¿acaso no existirá una intensa actividad circulatoria y permanente a través de la infraestructura creada? ¿Cómo pueden calificarse los impactos ambientales de esta actividad posterior?

QUINTA
SE NINGUNEA A LOS VECINOS EN CUANTO A RUIDO Y ALTERACIÓN DEL PAISAJE
Es obvio que, después de los vecinos de Muñíu/Muñigu, los cuales quedarían rodeados de carretera por los cuatro costados, serían los de Llerices los más perjudicados por esta carretera proyectada. El estudio minimiza, sin embargo, los posibles efectos visuales y sonoros que sobre el pueblo de Llerices tendría la variante: pantallas vegetales parecen solucionarlo todo. ¿Y durante los meses en los que el follaje es escaso?
Los niveles de ruido existentes en la actualidad en el pueblo no han sido medidos adecuadamente ni en la forma ni en el tiempo o momento oportunos. A menudo se superan los umbrales máximos admisibles durante las épocas vacacionales, Semana Santa, meses de verano y fines de semana durante todo el año. Pero el estudio de campo y las mediciones sonoras se efectuaron solamente un martes 12 de noviembre, de 2002, se supone que por la noche. Y no sólo los coches hacen ruido: peregrinos a pie, a caballo, en moto, quad o bici, con todos los coches de apoyo y demás parafernalia, desfilan, siempre en grupo y tratando de hacerse notar, vociferando y haciendo sonar sus bocinas a cualquier hora. Y eso, permaneciendo ahora todo el tráfico en la carretera por el fondo del valle.
Si, como vemos en el proyecto, el nuevo acceso va aumentando la cota hasta alcanzar la del pueblo que está enfrente, también aumenta la proximidad a ese pueblo y, en consecuencia, los niveles sonoros de ruido, disminuyendo obviamente y de manera permanente la calidad de vida de sus habitantes y visitantes, que aprecian mucho la tranquilidad de esta aldea.
Por otra parte, la construcción de esta nueva e innecesaria carretera a Covadonga supondría un gran agravio comparativo para Llerices, que lleva años reivindicando una reparación en su carretera de acceso, con serio peligro de “argayos”.
El punto más crítico del proyecto es el lugar de arranque de la variante en Muñigu: el paisaje afectado quedaría definitivamente alterado, dejando de ser un núcleo de interés cultural y ambiental que es ahora mismo. Se trata ahora de un núcleo rural de pequeñas dimensiones, por tanto muy frágil, pero que conserva un buen número de edificaciones y anexos agrícolas de uso tradicional. Incluso un molino de agua calificado con protección integral, con su presa en perfecto estado de uso. Hay numerosas “cuerres” que salpican por doquier un “castañéu” muy maduro, muros de contención de prados, huertos, conducciones de agua, caminos de pastoreo hacia Peñalba, Cuadragüelu…
La carretera proyectada, arrancaría del núcleo de Muñíu/Muñigu para, haciendo un bucle, introducirse y atravesar los castañedos en el valle del Ríu de H.uente Fría unos doscientos metros por su margen izquierda (previsión de gran talud), para pasar por El Bao, a través de un puente de 10 metros, a la margen derecha y aumentar desde allí la cota para superar las casas que rodea.
No existen garantías suficientes para las fuentes afectadas ni para el resto del patrimonio: La H.uente Avelina, que ni se menciona, la H.uente la Viella, la de Trambosbaos, las de Les Rozaes, la H.uente’l Blincu la Corcia y, sin solución de continuidad, el propio río de H.uente Fría, una auténtica joya como biosistema inalterado y virgen (con nutrias, desmanes y otras especies catalogadas e indicadoras de calidad); el conjunto del molino de agua con su presa, la distribución de los prados y aprovechamientos ancestrales de los castañedos afectados, sus cuerres, muros de contención y caminos de pastoreo se desprecian, o a lo sumo se mencionan sin solución coherente alguna para su conservación.
Todo este núcleo rural, su paisaje y el entorno general, presentan una posibilidad turística indudable, explotable de forma sostenible, pero que se vería irreversiblemente perdida con la construcción de la variante.
El E.I.A. reconoce la muy alta calidad y notoriedad ambiental de este paisaje, que es también un indicador de calidad de vida, calidad de vida que los poderes públicos deberán garantizar al ciudadano (los de pueblo también lo son) según establece el Artículo 45 de la Constitución.
Es una responsabilidad histórica de los poderes públicos, evitar que los vecinos, el patrimonio de todos los asturianos e incluso pueblos enteros como Muñigu, La Riera o La Sierra de Llerices se vean atropellados en estos derechos.

CONCLUSIÓN
Teniendo en cuenta todo lo anterior consideramos que debe ser RECHAZADO por innecesario e improcedente el proyecto sometido a información pública, y debería de ser sustituido por soluciones más acordes con los instrumentos de planificación del Parque Nacional y con el recogimiento y espíritu peregrino que debe primar en el Sitio Histórico de Covadonga: Resulta IMPRESCINDIBLE y urgente desviar los vehículos particulares hacia aparcamientos disuasorios, establecer transporte público para el acceso al complejo Santa Cueva-Basílica y, como máximo, parece aceptable (y coherente) habilitar un discreto acceso peatonal por Muñigu, que conectara con la caja ya existente, destinado exclusivamente al uso de peregrinos y demás caminantes.

En Uviéu/Oviedo, a 29 de junio de 2005

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s