Alegaciones EPIA en REDES y PONGA

Alegaciones a la EPIA del PROYECTO DE RESTAURACIÓN HIDROLÓGICO-FORESTAL en los parques naturales de REDES y PONGA

A LA VICECONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE Y ORDENACIÓN DEL TERRITORIO
ANA presenta las siguientes alegaciones al proyecto y EPIA sometidos a información pública:

Consideración previa
Nos encontramos ante otro proyecto rechazable y engañoso, como tantas iniciativas del Gobierno Asturiano que nunca debieran ser presentadas (y por tanto avaladas) por una Autoridad Medioambiental como es esa Consejería.
Decimos RECHAZABLE porque entraña unas afecciones al paisaje y al patrimonio asturianos inaceptables en un ecosistema tan frágil como el de montaña, y máxime tratándose del territorio de DOS Parques Naturales, LICs, ZEPAs y Reserva de la Biosfera: Dadas esas categorías de la Red NATURA 2000, debiera al menos exigirse una Evaluación de Impacto Ambiental -e incluso más de una, puesto que se mezclan iniciativas distintas que requerirían tratos individualizados a la vez que su análisis conjunto-, pero ni siquiera se plantea esa EIA, dejándolo en una Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental.

Y decimos ENGAÑOSO por cuanto el proyecto “Restauración hidrológico-forestal” ni es restaurador ni hay más referencias hidrológicas que las reparaciones o construcción de abrevaderos y depósitos de agua para los helicópteros. Detrás de tan sugerente título abundan más los desbroces y el hormigonado de pistas (y creación de alguna nueva) que la reforestación, más la destrucción y artificialización que la “restauración de la cubierta vegetal que actuará en defensa contra la erosión del suelo” con la que se pretende justificar un apreciable volumen de obra de impacto ambiental muy significativo, a pesar de que se considere “compatible”.

Comentarios al Proyecto y EPIA
1. Empezando por alguna alusión al Plan de Recuperación del Oso Pardo en Asturias, en el documento se afirma (pág. 88) que la apertura de una pista sobre un camino preexistente y en zona osera (el anterior Plan del Oso prometía la “eliminación” de pistas y el actual habla de “evitar” su construcción) no conllevará daños significativos ni “graves afecciones al hábitat del oso”, cuando justo a continuación reconoce explícitamente que la afección derivada de dicha pista a largo plazo será
“el incremento de la presión antrópica y del tráfico rodado sobre una zona de alta naturalidad que en la actualidad es frecuentada únicamente por unos pocos ganaderos locales a pie. Así, la actuación permitirá que un buen número de excursionistas, cazadores, etc. puedan acceder a la zona alta de Ponga” (el etc. pueden ser pirómanos, furtivos y la masificación en general, y ninguna ventaja, puesto que el actual camino ya permitió secularmente el acceso a pie a esa zona alta); y sigue la cita: “El incremento de la presión humana reducirá la PRESENCIA DEL OSO en la zona, pudiendo LLEGAR A DESAPRECER SI ÉSTA ES MUY INTENSA”
¡Hablan del oso!: una especie para la que el Decreto 9/2002 (Plan de Recuperación) exige (en 2.1.4) que se incida en la mejora de la calidad del hábitat; hablan de una especie “en peligro de extinción” y en un espacio protegido en esa cita textual con la que queda todo dicho, pero que -sin embargo- no impide una sorprendente conclusión sobre el impacto global que califican de “COMPATIBLE” (la mínima cuantía de cuatro categorías). Una vez más la inadmisible contradicción a que nos quiere acostumbrar la conocida falta de respeto y sensibilidad del Principado, que acepta encantado este tipo de conclusiones.
Porque, efectivamente, la pista de que se trata va del COLLÁU DE GUARANGA al PUERTU DEL ARCENORIU, y que se pretende construir sobre un histórico CAMÍN REAL (el “de Castilla”) es la más preocupante de las actuaciones que se incluyen y enmascaran en esta cínica y mentirosa “restauración hidrológico-forestal”. Un vergonzoso engaño a la ciudadanía cuando la actuación propia para un camino así sería evitar su uso por vehículos y su masificación (reconocida -como transcribíamos antes- por el propio documento sometido a información pública). Rechazamos, en consecuencia y frontalmente, esta propuesta del proyecto que -por cierto- ya fue rechazada por la Administración en 1994.
2. Los tres “puntos de agua” para carga de helicópteros (suponemos que para extinción de incendios) es otra iniciativa injustificada y rechazable, en especial los de MERICUERIA y la collá d’ARNICIU (ambos en Casu). Mericueria está a menos de 500 metros del llagu Ubales y próximos a ambos y al tercer punto (el de “Caldes”, en Ponga) están los grandes embalses del Nalón (Rusecu y Tanes). ¿Cómo invocar la necesidad de crear nuevos estanques en lugares que implican un gran impacto ambiental, uno de los cuales es la dificultad de captación de agua?
3. Nada se especifica de los “tratamientos selvícolas” y sólo los desbroces se reseñan con más extensión, hasta el punto de parecer consistir en ellos esa engañosa “reforestación” o “restauración forestal”. Desbroces mecánicos en su mayor parte (70%), además, cuando los que fueren necesarios y justificados (que algunos lo pueden ser para facilitar verdaderas reforestaciones) deben hacerse manualmente, consiguiendo, además, otro efecto positivo: ofrecer empleos a los vecinos de los parques. Lo de menos parece ser las reforestaciones: extensiones mínimas frente a unos desbroces que resultan mucho más lesivos de lo que se reconoce en el EPIA, puesto que muchas especies de invertebrados y de vertebrados como las aves dependen del monte bajo que se quiere eliminar.
Dependen de ese monte (porque es el hábitat idóneo para su reproducción, alimentación, refugio, etc.) muchos paseriformes como el Pechiazul, el Escribano Hortelano y otros como el Montesino o el Cerillo. Se verían afectadas por los desbroces especies como el Roquero Rojo, que no es exclusivo de roca (como apunta el estudio) sino típico de los “mayaos”, criando en Guaranga, Mericueria o l’Arcenoriu, en camperas y majadas. También se verían afectadas por las actuaciones (obras, desbroces) y antropización especies tan raras como el Mirlo Capiblanco, que cría en Tarna, la Perdiz Pardilla (“vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España), que se reproduce precisamente en monte de piornales y brezos, el Alimoche (especie del Catálogo Asturiano de Protegidas), que campea o encuentra su alimento en collaes, puertos y majadas, o el Pico Mediano (“sensible a la alteración de su hábitat” en el Catálogo), que cría en el monte de Peloñu y vería amenazado su hábitat ya sobradamente reducido o destruido en los últimos años.
4. Si antes nos referíamos al Oso, mención especial merece el Urogallo, por el que se recomienda en las “medidas correctoras” no actuar a menos de 400 m de los cantaderos: una distancia ridícula si recordamos que se trata de la especie más amenazada -considerada por todos los expertos, aunque aún no declarada, que para eso no hay prisa, “en peligro de extinción”-. No se debiera consentir NINGUNA ACTUACIÓN en zonas con presencia de los pocos gallos que quedan en esta zona oriental de la Cordillera Cantábrica.
5. En cuanto a las plantas se dice (pág. 80) que “no se localizaron en el área de actuación narcisos y otras especies. Ignoramos si el trabajo de campo se hizo en época de floración o no, pero llama la atención que no encontraran Narcissus asturiensis cuando es bien conocida su presencia en gran parte de la Cordillera (colladas, camperas, majadas, etc.).
6. Los desbroces previstos afectarían también a yacimientos arqueológicos como el Picu’l Castru, y en entornos de ese tipo la mecanización resulta especialmente peligrosa.

En conclusión, rechazamos la Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental sometida a información pública por insuficiente y demasiado amplia e imprecisa. Debe retirarse, elaborar una Evaluación de Impacto Ambiental y eliminar varias de las actuaciones incluidas en el Proyecto, singularmente la pista del Arcenoriu y los puntos de agua, cuya recuperación no sería “inmediata” (condición de un impacto “compatible”) sino imposible (impacto “crítico”) tras el cese de las obras, porque el impacto mayor es el uso posterior y la presión antrópica generada.
En Uviéu/Oviedo, a 18 de mayo de 2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s