Resumen de las alegaciones presentadas por ANA

 Este es un resumen de las alegaciones presentadas por ANA ante LA CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO E INFRAESTRUCTURAS, en relación con el Estudio Informativo y Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto de un túnel en la AS-15, Puerto del Rañadoiro (concejo de Cangas del Narcea)

Dada la trascendental importancia de la zona en la que se prevé esta obra de infraestructura (que es LIC, ZEPA, Parque Natural y limítrofe con una Reserva Natural Integral) para varias especies amenazadas, pero singularmente para el OSO PARDO y el UROGALLO CANTÁBRICO (las dos especies de vertebrados terrestres más emblemáticas de la fauna asturiana), nos centramos en ellas y puntualizamos varios aspectos de las consideraciones sobre las mismas expuestas en el Estudio de Impacto Ambiental sometido a información pública. Hicimos igualmente una importante objeción a la categoría de tráfico asignada en el Estudio Informativo a ese tramo de la AS-15, efectuada a partir de una errónea previsión de la densidad de circulación.

1-Sobre la Descripción del Medio del E.I.A., concretamente Medio Biótico (3.1.)
1.1. En relación al Urogallo Cantábrico, el estudio cita el estatus de la especie como “Amenazada” (p. 33), pero ha sido recientemente considerada “En Peligro” (Atlas de las Aves Reproductoras de España, Canut et al. 2003, editado por SEO-Ministerio de Medio Ambiente), trabajo que no se cita el EIA, y que es la más actualizada revisión sobre el estado de conservación de las aves en España. Pero resulta más grave, la ausencia de referencias al trabajo “Modelo de calidad de habitat para el Urogallo Cantábrico” (Quevedo y Obeso 2002), realizado por la Universidad de Oviedo y patrocinado por el Principado de Asturias (y por tanto disponible en los archivos de la Administración Regional y de la Universidad). Este trabajo supone un valioso precedente para evaluar y cartografiar la calidad del habitat disponible para el gallo en Asturias, y en el mismo se han utilizado los datos de ocupación de cantaderos en el año 2000 y los datos incluidos en la Cartografía Temática del Principado de Asturias.
1.2. En relación al Oso Pardo, el EIA habla de su consideración de “En Peligro de Extinción” en los Cátólogos (decretos D. 32/90 y R.D. 439/90), pero no se habla de su reciente consideración de “En Peligro Crítico” en el Atlas de los Mamíferos Terrestres de España (Naves y Fernández 2003, editado por SECEM-Ministerio de Medio Ambiente, que se considera la última actualización del Libro Rojo de los Vertebrados de España, y sube un peldaño trascendente en el grado de amenaza de la especie respecto a su consideración en los Catálogos mencionados.
Pero respecto al Oso Pardo señalamos muchos datos disponibles y no utilizados en el EIA, como algunos de los últimos trabajos publicados o inéditos, sobre su situación en el núcleo occidental. Es el caso del trabajo de Naves et al. (1999): Riesgo de extinción del Oso Pardo Cantábrico. La población occidental, editado por la Fundación Oso de Asturias, que analiza la situación del núcleo occidental, aportando información sobre número y distribución de osas con crías para el periodo 1982-1995, y evalúa el riesgo de extinción. Tampoco se utiliza la reciente publicación de Naves et al. (2003), en el que se aporta cartografía de calidad de habitat para todo el ámbito de la población cantábrica, ni se utilizan bases de datos inéditas -pero disponibles- sobre localizaciones de osas con crías para el periodo 1982-2002 (Bases de Datos del Principado de Asturias, Fernández y Naves (inédito). Naves et al. (2001) aportan más cartografía del núcleo reproductor occidental, con datos de osas con crías del periodo 82-2000, y metodología novedosa para cuantificar la pérdida de habitat por impacto de grandes obras.
Como se desprende de esas y otras fuentes, el área del Puerto de Rañadoiro no es sólo un “corredor interno de comunicación osera.. entre dos zonas claves para la reproducción como son las laderas de los valles de Ermu y Degaña y los montes de Valdebois y Muniellos”, que es lo que se dice textualmente en el EIA (p. 43) sino un núcleo reproductor en sí mismo de primer orden. En los últimos años hay diversas observaciones de osas con crías en la zona.
Tampoco se utiliza la información recogida en INDUROT (2002), que ha servido de base para elaborar el Catálogo de Áreas críticas para el Oso Pardo en Asturias. Una de las áreas críticas se halla contigua a la boca sur de la Alternativa 1 (se vería inevitablemente afectada), y toda la zona de estudio del EIA está incluida en “Áreas de mayor calidad de habitat”.

2-Sobre el Estudio y Valoración Ambiental de las Alternativas (Apartado 5)
En la p. 64 se asegura que “la ejecución de la actuación conlleva obras de gran intensidad y magnitud. En concreto, la actuación incluirá voladuras para la perforación del túnel, movimientos de tierra importantes, desmontes, construcción de estructuras y otras actuaciones con maquinaria pesada”.
2.1. En la p. 66 del EIA se recogen las afecciones que la ejecución de la obra puede ocasionar al UROGALLO, y se dice que “no se aprecia incompatibilidad de las distintas opciones con el Plan de Conservación del habitat del Urogallo”. Sin embargo, en el “Modelo de calidad de habitat para el urogallo cantábrico” que antes citábamos (del 2002) aparece cartografiado como un fragmento de calidad media y alta, con P > 0,45 el mismo fragmento forestal en el que saldría la boca norte del túnel de la Alternativa 1. En la p. 22 de ese trabajo (en “Propuestas de Gestión e Investigación”), Quevedo y Obeso recomiendan textualmente: “la aplicación del modelo de habitat en la evaluación de impactos ambientales, de tal manera que las actividades que supongan una modificación del medio en áreas con valores de P > 0,45 reciban valoraciones de impacto ambiental negativas”. Pues bien, el EIA al que alegamos ni siquiera cita este trabajo, disponible en los archivos del Principado de Asturias, pero que seguramente no les fue facilitado a los autores, aunque supone el primer modelo de calidad de habitat elaborado para el urogallo en Asturias, imprescindible en casos como el presente.
Teniendo en cuenta también que una de la principales causas de regresión del Urogallo Cantábrico es la fragmentación del habitat (Quevedo y Obeso 2002), que los factores causantes de dicha fragmentación son, entre otros, la construcción y adecuación de infraestructuras de transporte, y que el propio EIA que se informa considera Grave la afección sobre los corredores faunísticos de la Alternativa 1, Muy Grave la de la 2 (p. 64) y que las afecciones provocadas por la sonoridad se consideran Graves en todas las Alternativas (tanto en fase de obras como de explotación) (ver p. 78), especialmente en el caso de la Alternativa 1 en la inmediaciones del Regueiru Los Prados (dentro del área de calidad de habitat para el gallo), parece insostenible afirmar que “no se aprecian incompatibilidad de las distintas opciones con el Plan de Conservación del habitat del Urogallo” (p. 66). Recordemos que el Objetivo 1 de dicho Plan, y específicamente en el punto 1.1.3. dice : “se considerará como aspecto decisivo la incidencia que sobre las poblaciones de urogallo cantábrico pueda tener cualquiera de las actividades sometidas a trámite de avaluación de impacto ambiental…”

2.2. En cuanto a las afecciones sobre el OSO PARDO (p. 70-71), se dice en el EIA,
Respecto a la Alternativa 1, que es una opción desaconsejable, eso sí la segunda más desaconsejable). Respecto a la 2 se considera la opción más lesiva y desaconsejable”.
Respecto a la Alternativa 3 “se considera la más aconsejable por suponer una menor afección a los habitats de interés para el oso”.
Parece francamente incoherente suponer que la Alternativa 2 los afecte, mientras que la 3 no lo hace y que la 1 es “la menos desaconsejable” (teniendo en cuenta que las bocas de todos los túneles, tanto en la vertiente sur como en la norte, se hallan a menos de 2,5 km las más distantes entre sí) tratándose de una especie como el Oso Pardo, con áreas de campeo estacionales del orden de decenas de km2 y anuales del orden de cientos de km2, cuyas pautas de movimiento diario pueden suponer varios kilómetros, y sus patrones de dispersión pueden suponer decenas de km en una estación (Delibes y Obeso 1999, Clevenger y Purroy 1991, LeFranc et al. 1987).
Consideramos pues, que las afecciones estimadas en el EIA no pueden ser tenidas en cuenta, dado que el Estudio considera solamente la zona de como un corredor, pero NO INCLUÍDO en sí mismo en el más importante núcleo reproductor de osos de toda la Cordillera Cantábrica. Teniendo en cuenta el grave riesgo de extinción de la población cantábrica (Atlas de los Mamíferos Terrestres de España 2003) y lo contenido en el Plan de Recuperación del Oso Pardo en Asturias, en la Directiva Habitats y las Directrices de la Estrategia Nacional para la Conservación del Oso Pardo Cantábrico, es necesario cuantificar la afección sobre el núcleo reproductor, que afecta a la zona de estudio del EIA, en cuanto a pérdida directa de habitat, efecto barrera, efecto de la fragmentación del habitat y su efecto en la viabilidad de la población. En este sentido hay algunos precedentes que cuantifican la fragmentación de habitat por efecto de infraestructuras y otras grandes obras, algunas de las cuales afectan parcialmente al área de estudio (Naves, Fernández y Pollo 2001). En este último trabajo se aporta metodología novedosa para cuantificar la pérdida de habitat osero, pero tampoco ha sido considerado en el EIA al que alegamos.

3-Sobre la Viabilidad Ambiental (Apartado 6)
En la p. 79 se recogen -en sendos cuadros- los resúmenes de los impactos sobre los grupos tratados y un resumen global de las afecciones. En el resumen de afecciones por grupos, se consideran graves las afecciones de la Alternativa 1 sobre la Zoología, el Paisaje, la Etnografía y la Sonoridad. Se consideran graves las afecciones de la Alternativa 2 sobre el Paisaje y la Sonoridad y muy graves sobre la Zoología. Se consideran las afecciones de la Alternativa 3 como graves sobre la Etnografía, la Geografía y la Sonoridad y críticos sobre la Arqueología.
Sin embargo, en el resumen global siguiente, se considera Aceptable la Alternativa 1, Inaceptable la 2, e Inviable la 3.

Existen, desde nuestro punto de vista, graves incoherencias y, en todo caso, una falta de argumentación, entre las consideraciones del resumen por grupos y el resumen global, sobre todo cuando se dice que “en general las alteraciones no tienen un efecto apreciable ni causan perjuicio a la integridad del lugar en cuestión” y que “respecto al Oso Pardo, la sensibilidad de esta especie a las molestias y la precaria situación por la que atraviesan desaconsejan la ejecución de la alternativa 2, siendo la 1 compatible con la realización de las oportunas medidas correctoras y la 3 la que menor afección le causaría”. Recordemos que antes se ha considerado a la Alternativa 1 como desaconsejable (“la segunda más desaconsejable”) para el oso, grave en su afección a la Zoología, con graves afecciones por sonoridad tanto en fase de obras como de explotación; pero, con una inadmisible incoherencia, se conside-ra COMPATIBLE, finalmente, en la p. 79 en cuanto a sus afecciones sobre el Oso Pardo.
Además, la ejecución de la Alternativa 1 afectaría al límite de la Reserva Natural Integral de Muniel.los. En la propuesta de medidas correctoras y compensatorias se dice que “no se afectará directa o indirectamente a la Reserva Natural Integral de Muniellos”.

I.- DEFICIENCIAS EN EL Estudio de I.A. AL QUE SE ALEGA RESPECTO A LA NORMATIVA DE LAS EVALUACIONES Y ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL

El EIA no describe, ni evalúa -por ejemplo- otro aspecto importante del proyecto, como son las bocas de ventilación de los túneles y sus accesos y posibles instalaciones auxiliares. Cabe recordar que la fragmentación de proyectos constituye una grave vulneración de la legislación ambiental, la cual claramente indica que el EIA debe incluir todas las acciones susceptibles de producir un impacto sobre el medio ambiente inherentes a la actuación de que se trate.
Tampoco se describen ni cuantifican los residuos que producirá la excavación del túnel, ni su destino o tratamiento. Lo mismo sucede con los vertidos que se producirán en los cursos fluviales. Algunos de estos aspectos son “valorados” en la pág. 59 del EIA, aunque en términos totalmente especulativos:
-habrá que tener en cuenta los posibles vertidos de materiales finos hacia los cauces fluviales, sobre todo si fuera necesario hacer drenajes de los túneles, ya que además de estos materiales finos podrían evacuarse junto a ellos restos de productos residuales de los explosivos, si es que se utilizan, y los aceites de la maquinaria.
-habrá que tener en cuenta dónde se tomará el agua necesaria y si ésta se reutilizará en circuito cerrado, o se bombeará desde los cauces principales, como el Ibias, por ejemplo.

II.- DEFICIENCIAS DEL PROYECTO QUE SE INFORMA EN RELACIÓN A LA DIRECTIVA 92/43/CEE (DIRECTIVA HABITATS)

El estudio adolece de flagrantes contradicciones, ya que alguna de las conclusiones literales a las que se llega no son coherentes con los datos aportados en el propio estudio o con otros razonamientos igualmente contenidos en él, muy especialmente la contenida en la página 71, cuando se afirma: “En general, las alteraciones que la actuación que nos ocupa puede producir en los habitats naturales y los taxones que han motivado la propuesta de inclusión de Fuentes del Narcea y del Ibias como Lugar de Importancia Comunitaria no tendrán un efecto significativo ni supondrán riesgo alguno a la integridad de los mismos, debido a que afectarán a una superficie y/o número de individuos poco representativos respecto a los del total del LIC.

§ No se puede argumentar, en el caso del oso, que una obra afecta a un número de individuos poco representativos respecto al total del LIC, porque su entidad numérica es tan baja que, necesariamente, cualquier repercusión sobre un solo individuo (y tal y como está redactada la frase hay que entender que sobre alguno repercute) será elevada respecto del conjunto.
§ Resulta incomprensible cómo al menos dos alternativas tienen una repercusión grande, de mucha entidad o importancia para el oso y, sin embargo, el proyecto no tiene un efecto significativo sobre los objetivos de conservación del LIC. Más incomprensible es todavía que, además, se acabe recomendando la alternativa 1 (p. 79) como la única ambientalmente aceptable, obviando que se acaba de afirmar en el trabajo que su impacto sobre el oso es grave.

III.- ERRORES TRASCENDENTALES EN LAS ESTIMACIONES Y CLASIFICACIÓN DEL TRAMO DE CARRETERA “AS-15” EN EL ESTUDIO INFORMATIVO

Respecto al Estudio de Tráfico (que es el Anejo número 2 del Estudio), queremos manifestar:
1. En relación a los Aforos Existentes, el Estudio Informativo toma “como datos de IMD (Intensidad Media Diaria) los aportados por el último y más actual aforo realizado (Plan de Aforos. Estudio de Accidentes y Plan de Seguridad Vial de las Carreteras del Principado de Asturias 1999), resultando una IMD de 829”. Toda vez que este último aforo no aporta datos de vehículos pesados, el estudio utiliza los de 1995, pero aumentando el % de 8’70 a 10’00, para situarnos, dice, “del lado de la seguridad”. De esta manera los datos de tráfico que adopta son los siguientes:
IMD1999 = 829 % Pesados = 10% IMDp1999 = 83

IMD % Pesados IMDp
Plan de Aforos 1995 1.663 7’80 130
Plan de Aforos 1999 829 – –
Estudio Informativo 829 10’00 83

2. En relación con la Evolución del Tráfico, se afirma que “de acuerdo con las previsiones de tráfico del MOPU, el crecimiento del mismo en este período se estima en un 3% anual, valor éste que será el que se adopte para este estudio”. Ese 3% podría ser cierto para el total estatal (MOPU), pero resulta sorprendente (y es inadmisible) que se adopte también en un tramo del puerto del Rañadoiro, cuando los propios planes de aforos del Principado de Asturias revelan una disminución del 50’15% en el tramo considerado y en un período de tan solo cuatro años (de 1995 a 1999), evolucionando de una IMD1995 = 1.663 a una IMD1999 = 829.
Dicha disminución resulta coherente -como es obvio- con la disminución y envejecimiento poblacional que están sufriendo los dos concejos (Cangas del Narcea y Degaña), afectados por la infraestructura estudiada (Reseña Estadística de los Municipios Asturianos. SADEI):
Degaña: 1.903 habitantes (1985)- 1.797 (1990)- 1.655 (1995)- 1.528 (en el 2000)
Cangas: 20.891habitantes (1985) – 20.504 (1990) – 18.782 (1995)- 17.161 (2000)
Parece evidente, pues, que las previsiones de tráfico consideradas por el Principado de Asturias no son verosímiles, sino manejadas muy interesadamente para justificar la obra.

3. En relación con la Determinación de la Categoría de Tráfico del tramo, el estudio razona textualmente que “de acuerdo con los datos de aforo, determinaremos la IMD de pesados en la actualidad: IMDp2003 = IMDp1999 x 1’03^4 = 83 x 1’03^4 = 93 (ese 1,03 que destacamos deriva del incremento admitido -pero inadmisible- de un 3% anual). Y sigue el Estudio:
“Suponiendo una distribución de pesados del 50% por carril de circulación tenemos:
IMDp2003 = 93 x 0’50 = 47
“De acuerdo con la prognosis de tráfico, para el año de puesta en servicio (2006) tendremos:
IMDp2006 = 47 x 1’03^3 = 51
Y sigue el Estudio: “Por lo tanto, y aunque la IMD calculada se encuentra en el límite entre T4 y T3, adoptaremos para este estudio informativo la categoría de tráfico T3 (200 > IMDp > 50) para las secciones de nuevo trazado. La adopción de tráfico T3 en vez de T4, se justifica por el más que probable aumento de tráfico, tanto de automóviles como de vehículos pesados, que se produciría al mejorar notablemente tanto el trazado de la carretera como el tiempo de recorrido”.
Esperan, pues, un aumento del tráfico, cuando disminuyó y es lo idóneo mantenerlo bajo.

En el razonamiento adoptado existe un error: el valor otorgado a IMDp2003 = 93 es erróneo. De hecho su valor (incluso sin alterar los razonamientos subjetivos de incrementos de tráfico anuales, pero sin admitir ese 3% a que se ha hecho referencia anteriormente, sino un 2%), es el siguiente:
IMDp2003 = IMDp1999 x 1’02^4 = 83 x 1’02^4 = 89,84
Admitiendo la distribución de pesados del 50% por carril de circulación, y la prognosis de tráfico defendida por el estudio: IMDp2003 = 89,84 x 0’50 = 44,92
IMDp2006 = 44’92 x 1’02^3 = 47,67 en lugar de 51 calculado en el Estudio Informativo.
Incluso admitiendo un 2,5% anual de aumento (nunca el 3% propugnado), IMDp2006 = 49,33
Ambos valores se encuentran por debajo del rango 50 que define la categoría de tráfico correspondiente a T3 (recordemos, 200 > IMDp > 50). Se comprueba así el cálculo forzado por el Estudio Informativo a la hora de determinar la categoría de tráfico asignada al tramo considerado, ya que la categoría que realmente le corresponde es la T4.
El “error” es considerable y muy trascendente, ya que afecta a todas las secciones de nuevo trazado (de hasta 3.928 metros de longitud, con túneles de 1.874 metros lineales, viaductos, desmontes, etc.)
El volumen de obras (anchura de calzada, longitud del túnel, etc.), su coste, y sus consecuencias ambientales, culturales y socioeconómicas, resultan alteradas decisivamente al cambiar el rango de las secciones del nuevo tramo al T4, tal como correspondería al considerar el rango obtenido (IMDp2006 = 47,67 ó 49,33) y NO como T3, producto del error básico demostrado .

EN SÍNTESIS
En el Estudio Informativo existe un trascendental error de cálculo (derivado de considerar un tráfico que no existe ni conviene), que implica una errónea clasificación de la vía para la que se proyecta el túnel, una carretera de tipo T4 y no T3, de menores dimensiones y cuyo tráfico no justifica la obra.
Estimamos también que el Estudio de Impacto Ambiental sometido a información pública sobre el Túnel de Rañadoiro presenta deficiencias y es incoherente en sus conclusiones:
No consulta importante información actualizada sobre la situación y el habitat de algunas de las especies más gravemente amenazadas de extinción en la Cordillera Cantábrica, como son el Oso y el Urogallo, con núcleos reproductores y habitat de alta calidad presentes en el área de estudio (que es un Parque Natural, un LIC, una ZEPA y está en el límite de una Reserva Natural Integral).
La ausencia de consultas de dichas fuentes, conduce a la comisión de un grave error de consideración en relación a la situación del Oso Pardo en la zona de estudio. El EIA considera la zona como corredor osero, cuando de la información disponible (pero no consultada por el EIA) se deduce que es un núcleo reproductor, integrado en el más importante núcleo de reproducción actual de toda la Cordillera Cantábrica.
También, en el caso del Urogallo Cantábrico, la ausencia de consulta de las fuentes disponibles en la Administración del Principado le lleva a no considerar la zona como el habitat de alta calidad que es para la especie.
Dado que el Principado dispone de toda esa información, caso de no haberla puesto a disposición de los redactores del Estudio, habría incurrido en una infracción grave (artículo 8 bis de la Ley 6/2001). Y dado que las repercusiones sobre el oso son calificadas de graves para la alternativa elegida se solicita que se elabore un trabajo para cuantificar su incidencia.
Creemos oportuno recordar, finalmente, que la legislación básica sobre impacto ambiental establece que, con el fin de garantizar una adecuada vigilancia de la corrección de los estudios de Impacto Ambiental, los órganos competentes por razón de la materia, deberán acordar la suspensión de la actividad si se da “ocultación de datos, falseamiento o manipulación” en el procedimiento de evaluación. (artículo 28, 2, a) del R.D. 1.131/1988). Y para completar el sistema de control y vigilancia que vela por la seriedad y calidad de las evaluaciones de impacto, el artículo 8 bis de la Ley 6/2001 de modificación del RD 1.302/1986, caracteriza como infracción grave “la ocultación de datos, su falseamiento o manipulación maliciosa en el procedimiento de evaluación”. Para esta infracción, el artículo 8 ter. establece la sanción de cuatro a cuarenta millones de pesetas.

CONCLUSIONES
En atención a todo lo anteriormente expuesto, ANA estima que NO SE JUSTIFICA POR NECESIDADES DE TRÁFICO Y DEMANDA DE POBLACIÓN esta obra en una zona de altísimo valor ambiental, especialmente faunístico, un valor precisamente incrementado por su descenso en tráficos (un 50,15 % entre 1995 y 1999) que -en consecuencia- NO DEBE SER INCREMENTADO.
En todo caso, el Estudio de Impacto Ambiental sometido a información pública resulta insuficiente, dada la importancia ambiental del lugar y la dureza de la obra que se pretende. Sus conclusiones no parecen coherentes con los graves impactos ambientales que el propio Estudio reconoce, y debe ser repetido para subsanar las deficiencias expuestas en estas alegaciones.
Sería muy recomendable la exigencia por parte de la Administración de expertos de reconocido prestigio en especies como el Oso Pardo en los equipos redactores, para un correcto análisis de los efectos sobre las mismas (algo que, por ejemplo, la Junta de Castilla y León impuso ya en algunos casos).
El Principado debe poner a disposición de los redactores toda la información necesaria para el correcto análisis y evaluación del impacto ambiental de TODAS LAS ALTERNATIVAS POSIBLES.
Creemos, en definitiva, que una sincera supeditación de las infraestructuras a los valores ambientales (como propugnaba el Sr. Consejero en declaraciones a la prensa, al principio de la actual Legislatura) sólo puede concluir con el rechazo de proyectos como el que nos ocupa debido a su inasumible costo ambiental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s