El timu del superpuertu

Artículo publicado por Carlos Lastra López en La Nueva Quintana.

[Timu: Aición y efeutu de timar. Timar: Robar con engañu. (del Diccionariu de la Academia de la Llingua Asturiana, 2000)]
Yá comentábemos enantes el proyeutu d’ampliación del puertu d’El Musel, el más emblemáticu d’Asturies y que s’orixinó -de xuro- cuando los poblaores de la Campa Torres.
L’añu 2002 foi de gran protagonismu pa esi puertu, y la polémica qu’hebo en Xixón col tema dexó pálida aquella d’hai unos años, cuando la ocurrencia del “dique semisumerxíu” énte la playa San Llorenzu punxo en pie de guerra a tola ciudadanía asturiana y -n’especial- de la ciudá más poblada y cola playa más popular de les munches d’Asturies.
D’aquélla llogróse archivar lo del dique , pero lo de l’ampliación d’El Musel entá nun quedó resueltu, porque los intereses de los que tán comiendo los montes coles canteres pa cementar toa Asturies y los quánden permanentemente de trasiegu de materiales en camiones nun dexen a los políticos ver más nada qu’obra pública ( la que van fartucamos d’inaugurar d’equí a les eleiciones de mayu).
Con fecha 16 de mayu presentemos unes alegaciones d’ANA, dientru’l plazu d’información pública, unes más ente les 1.300 y picu que se presentaron, como preba del interés del asuntu pa Xixón y p’Asturies entera.
Recordábemos, lo primero, n’eses alegaciones que nun se daben facilidaes pa consultar un proyeutu d’envergadura tala, porque namái taba espuestu los díes hábiles y nel horariu de la Oficina del Puertu, n’El Musel, y que tampoco se xustificaba l’interés xeneral de la obra: falaben d’un aumentu ente 4,3 y 5,3 millones de tonelaes al añu (d’equí al 2020) de carbones y minerales siderúrxicos y namái un 1% de mercancía xeneral; asina que denguna o mínima repercusión -n’esti sen- na economía xeneral de la zona. L’únicu aumentu fuerte previstu ye’l de llegada y almacenamientu de carbón pa les térmiques, y esti nun va ser verdá porque la UE va ordenar qu’amenorguen les emisiones de gases de les térmiques; amás sedría facer una obra pública pa un interés mui particular (les ellétriques) y non xeneral (como sedría caltener un paisax y unos recursos naturales con clares posibilidaes de futuru nel contestu européu). Sedría robar esos recursos, esi patrimoniu natural de tolos asturianos.
Los daños nos quince años d’obres que van durar les obres y de l’ampliación yá terminada, hipotecaríen esos recursos paisaxísticos, turísticos y de calidá urbana que tien Xixón. Sedríen años de contaminación nes agües de bañu y de pesca con 60 millones de metros cúbicos de rellenos (con un 20% de “finos”); fálase de la destruiciónde 42 caladeros (nun escaecer que Xixón entá ye puertu pesqueru). L’ampliación va desviar les corrientes y la dinámica d’agües y del sable de manera impredecible (nun lo analizaron siquiera nel Estudiu d’Impautu Ambiental) y van crear una xigantesca piscina con poques o ensin foles y con munches dificultaes pa la llimpieza y riesgos d’estancamientos de contaminantes y algues, cola consiguiente eutrofización.
Eso ensin cuntar lo que ye una caravana de cientos camiones peles carreteres llevando la piedra de les canteres que se van potenciar en munchos sitios d’Asturies.
Pero nun ye que namái que nós lo dixéramos. Munchos coleutivos, partidos y personalidaes manifestaren públicamente paecíos argumentos. Entamando pol expresidente Pedro de Silva o los profesores del aria d’Ecoloxía de la Universidá d’Uviéu (como espertos n’estudios d’impautu ambiental dixeron que’l documentu -fechu en Santander- sometíu a la información pública taba sesgáu dafechu), urbanistes, xeógrafos, xeólogos… téunicos, en fin, amás de ciudadanos sensibles y ensin compromisos más o menos inconfesables que se plantaren énte un proyeutu de los más amenazaores que tenemos delantre, güei, n’Asturies.
Los qu -en xeneral, y como siempres- nun llegaron al altor de les circunstancies foron los políticos. En sesiones parllamentaries llegaron a dicir que l’asuntu ye de téunicos y non de “curiosinos” (nun sabemos si consideranto “téunicos” a esos que tan contundentemente s’enfrentaren a otros téunicos tamién, los entusiastes de la obra. Na Xunta Xeneral, el PSOE quedóse solu defendiendo’l proyeutu, y el Gobiernu Asturianu pasó de dicir que “nun veía denguna razón mediuambiental pa oponese” (díxolo asina mesmu un Direutor Xeneral de la Conseyería de Mediu Ambiente) a dici-yos a los de l’Autoridá Portuaria que nel estudio nun tán bien midíos los efeutos ambientales. Tamién dixeron que “no vamos a permitir que el futuro del Musel se ponga en peligro por demagogia o falsas alarmas” y que “no tolerarán una ampliación del puerto que suponga un perjuicio para la bahía y para la playa”: queda por llograr la cuadratura del círculu de facer l’ampliación ensin esi perxuiciu ambiental.
De toles maneres, lo más grave d’esta fase foron los engaños (paez qu’esos nun son nin demagoxa nin causen alarma a los políticos) que se dixeron o que tuvieron espuestes con una maqueta pa meter el proyeutu pelos güeyos de los que s’encandilen coles grandes obres o de les persones de bon aquél. L’asociación Defensa del Patrimoniu Asturianu (qu’apurrió abondos datos al debate ciudadanu que se vivió) desplicaba munchos falseamientos nos datos qu’invalidaríen tol procesu n’un país civilizáu y sensatu, européu, por exemplu.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s